Nuestra educación no es sexista, ¿por qué juegan a cosas diferentes?

La tendencia actual es educar a nuestros hijos en un entorno no sexista, sin embargo, muchos nos sorprendemos cuando vemos que a pesar de todos nuestros intentos nuestro hijo se decanta por un tipo de juego que en otras épocas hubiéramos considerado propio de su sexo.

Por naturaleza la mayoría de las niñas suelen tender hacía un juego en el que ocupen una posición de protección y cuidado, mientras que los niños se decantan por juegos de acción y construcción.

Ambos tipos de juegos proporcionan experiencias importantes para el desarrollo de nuestros hijos por ello es lógico que, cada vez más, queramos que nuestros hijos e hijas jueguen a todo. Obligarles no nos servirá de ayuda. La mejor manera de motivarles a variar su tipo de juego es el participar activamente en el juego con ellos. De esa forma podrán decidir si les gusta o no y decidir más adelante si lo quieren repetir.

Y pese a todo ello no debemos creer que la educación la proporcionamos sólo a través del juego, los valores que transmitamos en el día a día, la distribución de las tareas cotidianas de la casa o el respeto en el seno de la familia serán también determinantes para el futuro comportamiento de nuestros hijos.

Anuncios

2 pensamientos en “Nuestra educación no es sexista, ¿por qué juegan a cosas diferentes?

  1. Yo creo que los niños y las niñas juegan a cosas diferentes simplemente porque son diferentes. Entiendo el objetivo que se persigue con la educación no sexista, pero creo que no debemos llevarla a límites que desafíen el instinto que cada niño lleva dentro. La naturaleza y la evolución nos han hecho distintos por una razón: asegurar la procreación y evolución de la especie. Intentar borrar el límite que separa tan importante distinción es entrar en terrenos peligrosos. Es intentar el hombre ser superior a la naturaleza. Entiendo que debemos educarlos haciéndoles saber y comprender que todos tenemos los mismos derechos, sin importar sexo, religión, raza, condición social, etc., pero creo que sólo hasta allí deberíamos llegar.

    Un saludo.

    • Gracias Marcelo por tu comentario y por una explicación tan clara.

      Estamos de acuerdo contigo, hay que respetar la evolución natural de la niña o niño.

      Debemos por ello darles acceso a todos los elementos de su entorno, sean “azules” o “rosas” y permitir que sean ellos mismos quienes escojan con que quieren jugar y como. Por supuesto respetando siempre unos niveles de seguridad e higiene. Y con toda probabilidad escogerán tipos de juegos diferentes, porque como dices, son diferentes. Y eso no debe preocuparnos en absoluto. 🙂

¡Expresate!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s