Jugar para comunicar

Una de las razones por las que decidimos crear El Bagul dels Jocs fue la de hacer llegar a padres y cuidadores la importancia que “las pequeñas cosas” pueden tener en el desarrollo de los niños. En nuestro artículo “La importancia del juego” hablábamos de cómo el juego no es sólo la forma de aprender de los más pequeños, si no que es también, la manera que tienen de relacionarse con el mundo.

Un juguete tan sencillo como un sonajero nos puede servir para comunicarnos, trabajar las capacidades cognitivas, reforzar el vínculo afectivo, trabajar el movimiento cabeza cuello o iniciar al pequeño en el sentido del ritmo. Cualquiera podría pensar que perdemos el tiempo con un sonajero. La verdad es que podemos disfrutar de un tiempo de juego de gran calidad.

En este vídeo podemos ver un ejemplo muy simple de comunicación con un bebé de tres meses. Al principio el niño no hace demasiado caso del sonajero que le enseña su madre. Lo escucha y sabe que está allí, pero no parece hacerle demasiado caso. Poco a poco se va dando cuenta de que con ese juego se puede relacionar con el adulto, cuando mueve la cabeza hacia un lado la madre le sonríe, levanta la cabeza o mueve el sonajero al otro lado. Así que empieza a mover la cabeza para conseguir una respuesta de su madre. Después de un tiempo cuando entiende que realmente, al mover la cabeza está comunicándose empieza a sonreír. ¡Se siente satisfecho!

Comunicar de cualquier manera, con un recién nacido puede parecer innecesario . La realidad es muy diferente: es muy importante comunicarse con el bebé desde el primer momento. La calidad de las primeras comunicaciones del bebé con su entorno influirán, positiva y negativamente, en su comunicación posterior.

Al nacer, los niños son personas queridas por sus padres y parientes, pero desconocidas. Es a través de las palabras, gestos, miradas, tacto, etc, que las personas nos comunicamos con los pequeños y expresamos tanto lo que sentimos como nuestro deseo de atenderlos. Y ellos harán lo mismo por medio de su llanto, sonrisas, expresiones faciales y movimientos corporales.

El repertorio de conductas innatas y el sistema de comunicación inicial son perfectos para reclamar la atención de los adultos y poder manifestar, de una manera no intencional, sus necesidades físicas y emocionales.

No os preocupéis si al principio no podéis entender todo lo que le pasa a vuestro bebé. Inicialmente hay un desequilibrio en el proceso de comunicación. Adultos y bebés no comparten el mismo código de comunicación, y por tanto, tendremos que hacer un gran esfuerzo para interpretar las señales que nos envían los más pequeños. Con el tiempo y la interacción ambos iréis aprendiendo.

Así que no olvidéis jugar , jugar i comunicar. Los niños, como los adultos, necesitan el contacto con los otros para crecer y ser felices…

En nuestra tienda hay toda una selección de juguetes pensados para el aprendizaje conjunto de niños y adultos. Os invitamos a que la visitéis.

Anuncios

¡Expresate!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s