Los niños necesitan vitamina “G” (green)

La idea de hoy era proponeros una actividad “chulísima” para hacer con los niños en la playa, pero nos hemos emocionado con el tema naturaleza y entorno y hemos acabado escribiendo algo muy diferente.

escuela verde

Sabéis que nos encanta descubrir el entorno y jugar con elementos naturales, pero nunca os hemos explicado el porqué.

¿Qué por qué?
Las razones son muchas. La primera que nos viene a la cabeza es la necesidad de interactuar con la naturaleza. En una época en la que los niños pasan más tiempo frente a un televisor que al aire libre. Donde la mayoría de la comida que compramos está pre procesada; el pollo viene cortado, la piña pelada y los guisantes en bolsa. Ahora más que nunca tenemos que salir al campo o a la playa, al parque o al camino. Jugar con la tierra, saltar piedras, ¿quién no ha disfrutado alguna vez con estas actividades?

Fomenta el juego cooperativo. Los niños desarrollan juegos más creativos cuando se encuentran en áreas verdes, y de una forma más cooperativa. ¿No os ha pasado nunca que vuestros hijos de edades diferentes juegan juntos en el parque pero no en casa?

Apoya la creatividad y la resolución de problemas. Jugar en la naturaleza es especialmente importante para desarrollar las capacidades de creatividad, resolución de problemas y el desarrollo intelectual (Kellert, 2005).

Reduce los síntomas del Trastorno de Déficit de Atención (TDA). El contacto con el mundo natural puede reducir significativamente los síntomas del trastorno de déficit de atención en niños a la edad temprana de cinco años de edad (Kuo and Taylor, 2004)

Practican actividad física. En una época sedentaria donde incluso, en la escuela, pasan largas horas sentados, es más importante que nunca descargar la energía acumulada en un entorno abierto y natural.

Mejora los hábitos alimentarios. Si les damos la oportunidad de ver como se cultivan los alimentos, de donde vienen y les hacemos partícipes de su propia nutrición.

Mejora la visión. No nos preguntéis porqué pero sí, existen estudios que relacionan una mayor cantidad de tiempo al aire libre con tasas reducidas de miopía. Y si lo pensáis tiene toda la lógica. No fuerzas la vista, la puedes relajar con facilidad…

Apoya las relaciones sociales. Es difícil ver a un niño jugando sólo al aire libre. Por naturaleza tienden a buscarse unos a otros y a compartir sus juegos de forma libre y voluntaria, con sus propias normas, iniciativas y propuestas. Desarrollan así capacidades sociales que les ayudarán el resto de su vida.

ninos explorando

En algunos países hace tiempo que las escuelas se apuntaron a la moda de “naturalizar espacios de aprendizaje”. Y aunque esperamos que no se trate de una simple moda, estamos super felices porqué por fin ha llegado esta moda a nuestra guardería.

De repente el patio se ha cubierto de césped, ha aparecido una casa de madera preciosa y los troncos y las plantas invaden el espacio. Vamos, que cualquier día de estos no vamos a trabajar y mejor nos quedamos con los peques.

Ah! Y por la actividad de la que os hablábamos al principio de este post no os preocupéis, en breve la tendréis en vuestro email. Suscribiros si no lo estáis ya a nuestro blog.

compartir verde

Anuncios

5 razones para que tu hijo juegue con juguetes

Hoy os traemos un artículo que hemos encontrado en el blog La Puerta Pequeña. No solemos copiar artículos de otros blogs pero nos ha parecido interesante la reflexión que hace Cristina García, del Edúkame, la autora del artículo.

Esperemos que os resulte útil.

El juguete y su papel en el mundo del niño

El juguete es un medio de experiencia que permite al niño analizar el mundo y construir su personalidad. Además el juego es un instrumento que ayuda al niño a defenderse contra la ansiedad  y proyectar contra él sus fantasmas y sus miedos. Los juguetes contribuyen al desarrollo de la personalidad del pequeño, tienen un papel mediador entre el adulto y el niño y son un camino hacia la inteligencia.

Beneficios de los buenos juguetes
1. Afectividad.
El equilibrio afectivo es esencial para el correcto desarrollo de la personalidad. El niño se encuentra muchas veces con situaciones conflictivas, y para intentar resolver su angustia, dominarla y expresar sus sentimientos, necesita establecer relaciones afectivas con un objeto. Un oso de peluche, una muñeca o un superhéroe se convierten en confidentes y ayudan al niño a revivir situaciones, entender el mundo de los adultos y potenciar el desarrollo de una buena afectividad.

DPP_1045

2. Motricidad. El desarrollo sensorial y motor del niño es determinante para su evolución general. Hay juguetes que favorecen la destreza y el equilibrio como la pelota o los juegos de arrastre; otros ayudan en el desarrollo de la motricidad fina como los sonajeros, los juegos de apilar y encajar o los puzles.

DPP_1049

3. Inteligencia. El desarrollo de la inteligencia está unido al desarrollo sensorio-motor. El niño, cuando desmonta un juguete, aprende a analizar los objetos y a pensar sobre ellos, este es el primer paso hacia el razonamiento.

DPP_1056

4. Creatividad. Los juguetes creativos son aquellos que potencian la imaginación del pequeño. Es el caso de los juegos de bricolaje, las marionetas o los instrumentos musicales.

DPP_1042

5. Sociabilidad. Los juguetes favorecen el intercambio con lo que el niño debe comunicar con otros amigos e integrarse socialmente. El jugar con otro lleva implicado el aceptar unas reglas, los juguetes que fomentan la competencia y la colaboración ayudan al niño a dominarse y afirmarse en relación con los demás.DPP_0957

Mi hijo tiene dislexia

Hoy os traemos un artículo de una buena amiga y profesional, Eva Fló. Logopeda de profesión, nos acerca, a través de un caso, a un trastorno del aprendizaje muy estigmatizado aún hoy en día.

En su artículo nos comenta, que cogida a tiempo y tratada adecuadamente, no tiene porque ser un obstáculo para nuestros hijos. También nos explica como un profesional puede llegar a un diagnóstico y en que consiste una “exploración”. Una palabra que asusta y que, en realidad, no es mucho más que un rato de juego.

Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros.

 dislexia

Mi hijo tiene dislexia

Así es como iniciamos la conversación entre los padres de en Pau y yo.

Vinieron a mi consulta con una sospecha del diagnóstico que yo más adelante les confirmé.

El padre ya estaba diagnosticado de dislexia desde hacía años y sabía que era posible que sus hijos también lo fueran.

Después de la entrevista con los padres empezamos la exploración. Pablo es un niño de 6 años muy despierto con ganas de descubrir todo el que hay en su entorno, se muestra prudente pero no duda al pedir y coger el juguete que más le atrae, el tren.

Poco a poco voy conociendo a Pablo, hacemos juntos diferentes actividades, observo que hay alguna articulación fonética poco consolidada. Muestra un lenguaje muy organizado y su comprensión oral se buena. Le ha gustado mucho que le explicara un cuento de monstruos donde el niño protagonista es fuerte y valiente.

Le gusta dibujar y es creativo. Cuando le pido que escriba su nombre se muestra inseguro, veo que le cuesta organizarse en el espacio de la hoja y se deja alguna letra. Quiere escribir la fecha y gira los números pero a él le parece que lo ha hecho muy bien y yo no le digo el contrario.

Pablo es disléxico, se los confirmo a los padres, voy describiendo síntomas como que le cuesta situarse en el espacio-tiempo, no relaciona el vocabulario temporal dentro de su rutina, tiene dificultades en el cálculo mental y lo que es más importante, le cuesta relacionar el sonido con la grafía.

Les doy ánimos, sé que el diagnóstico no es fácil de aceptar, pero hace falta que vean que empezamos pronto el trabajo, Pablo es un niño inteligente con muchas virtudes y capacidades que le ayudarán a seguir adelante. También refuerzo el papel del padre que tiene la propia experiencia y que podrá entender muy bien a Pablo, y le facilitará los aprendizajes con recursos que a él también lo han ayudado.

Actualmente, Pablo ya tiene 8 años, lee y escribe y sigue el ritmo escolar. En la escuela le han adaptado las actividades a su dislexia. Pablo sabe lo que le pasa y lo va entendiendo.

Su inseguridad ha menguado y ahora tiene una actitud más abierta hacia los nuevos aprendizajes.

La reeducación logopédica es muy necesaria cuando hay dislexia, hay que iniciar el tratamiento de manera precoz y favorecer el trabajo en común con la escuela y la familia. Un disléxico lo es toda la vida, pero este hecho no tiene que menguar sus objetivos.

Eva Fló Montoya
Logopeda y Maestra
Colegiada 1244
www.logopedia-flo.com

Mayo 2013

¿Por qué es bueno ir al parque?

Es invierno y hace un frío que hiela los huesos, es verano y la sola idea de pasar cinco minutos bajo el sol nos provoca mareos, o simplemente llegas de un duro día de trabajo y necesitas unos minutos en el sofá.

Y es ese día cuando de repente te descubres pensando en una estrategia para convencerlo de no ir al parque. Evidentemente los niños tienen una energía incombustible y no es fácil hacerles cambiar de opinión. Es entonces cuando muy seriamente te preguntas: ¿por qué tengo que llevarlo al parque?

Es fácil. Es una de las pocas oportunidades que tienen nuestros hijos de disfrutar el aire libre al mismo tiempo que hacen ejercicio físico y pueden jugar a juegos que difícilmente podrán hacer en casa.

La mayor parte de los niños pasan el día en la escuela, obligados a mantener una posición concreta, respetar ciertas normas y con una comunicación limitada a las actividades escolares. Si lo vemos así es lógico pensar que cuando salen tengan ganas de correr, saltar o hablar libremente con quien quieran.

Así que el parque no se trata sólo de realizar una actividad física, determinante para su desarrollo, sino también una exploración del medio que nos rodea de manera lúdica y más libre.

Todos pedimos a nuestros hijos sepan controlarse no correr en la calle, que tengan cuidado, que se estén quietos…. ¡Disfrutad del juego en un entorno controlado y mas lúdico donde compartir!