La oruga

De 12 a 24 meses

Objetivos: Cognitivos y psicomotrices

La actividad: Para esta actividad sólo necesitamos una superficie blanda y suave, como por ejemplo, una toalla grande, una moqueta o manta de juegos, y alguno de sus juguetes preferidos.

  • Animaremos al niño a tumbarse boca abajo sobre la manta.
  • Colocaremos cerca de él el juguete para que pueda verlo, pero que no esté al alcance de sus manos.
  • Nos pondremos detrás del niño y apoyaremos nuestras manos firmemente en sus pies. Un vez estemos así, pediremos al niño que haga fuerza empujando con sus pies nuestras manos, y así, avanzar hacia el juguete. Cómo si fuera una oruguita.
  • Para enseñarle y animarlo, podemos empezar empujando nosotros sus piernas suavemente para hacerlo avanzar un poco.  Rápidamente él aprenderá como hacerlo.
  • Es bueno que el niño siempre consiga alcanzar el juguete, así se estimulará a jugar de nuevo cuando queramos repetir el juego.

Bocadillo-oruga

Consejos:
¡Con un buen beso, o una ratito de cosquillas divertidas, animaremos a nuestro pequeño a conseguir llegar a su juguete! Y siempre que lo consiga, le dejaremos que juegue un rato con él.

Bibliografia Bufa Bufa_cast

compartir fucsia

Anuncios

La corneta

De 12 a 24 meses

Flauta con rollo papel higiénicoObjetivos: sensoriales, psicomotores y cognitivos

La actividad: Hoy vamos a reciclar. Con dos tubos de cartón duro, como los del papel de cocina o papel higiénico, podemos divertirnos un buen rato.

  • Nos colocamos delante de nuestro bebé.
  • Cogemos uno de los tubos de cartón i le hablamos a través del tubo. Le llamamos por su nombre, le saludamos, …
  • Le dejamos otro tubo para que ella o el puedan hacer lo mismo.
  • Si vemos que no acaba de entender que es lo que puede hacer podemos volver ha hablarle a través del tubo.
  • En cuanto se anime empezará a inventarse diferentes sonidos.

 Juego La Corneta

Consejos:
Podemos decorar los tubos con pinturas de dedo o tizas mojadas en agua. Seguro que nuestro peque nos querrá ayudar.
También podemos hacer pequeños agujeros en el tubo de forma que parezca una flauta, i así le podréis enseñar el funcionamiento. Seguro que os pasaréis un buen rato haciendo de músicos.
Y si os animáis, y queréis seguir creando música, podéis comprarnos un
kit musical de HABA, ideal para pequeños músicos.

La sorpresa

De 12 a 24 meses

sorpresa-niños-nens

Objetivos: sensoriales, afectivos

La actividad: Necesitaremos una caja de cartón un poco grande y bolas hechas con papel de seda de diferentes colores para dar esta buena sorpresa a nuestro niño o niña.

  • Cogemos el papel y pediremos a nuestro pequeño que nos ayude a hacer bolas, hasta llenar del todo la caja de cartón.
  • Una vez llena, distraemos su atención con cualquier excusa o con otro juego.
  • Sin que el niño se dé cuenta, metemos dentro de la caja un objeto pequeño entre los papeles (un juguete pequeñito, un peluche o cualquiera otro objeto).
  • Cuando ya hayamos guardado el objeto, empezaremos a explicarle cualquier historia que incite al pequeño a buscar dentro de la caja, hasta encontrado el objeto escondido.
  • Cuando lo encuentre, mostraremos gran sorpresa y dejaremos que lo examine y juegue con su nuevo hallazgo tanto rato como quiera.

Más adelante, podemos repetir el juego llenando la caja con material diferente (arena, ropas, confetti, etc).

Bocadillos sorpresa cast

Consejos:
Puede ser una buena manera de presentar al pequeñito o pequeñita un regalo para su próximo aniversario o cualquier fecha destacada.

 

Bibliografia Bufa Bufa_cast

compartir azul

¡A remar!

De 12 a 24 meses

Objetivos: psicomotores y cognitivos

La actividad: Una actividad divertidísima para hacer con nuestros pequeños cuando estamos sentados en el suelo.

  • Nos sentamos en el suelo, frente a frente, con las piernas estiradas y un poco entreabiertas.
  • Es mejor que el niño esté situado entre nuestras piernas.
  • Nos cogemos las manos y nos vamos moviendo hacia adelante y hacia atrás.
  • Empezamos echándonos hacia atrás. Con esto lo que hacemos se arrastrar el tronco del niño hacia adelante.
  • Después le invitamos a estirarse hacia atrás, y nos dejamos arrastrar hacia adelante.
  • Alguna vez podemos simular que nos estira hacia adelante con tanta fuerza que nos hace caer, seguro que le encantará.
  • Podemos seguir un ritmo determinado en los movimientos, como por ejemplo, al son de una canción marinera.

Consejos:

  • En el juego, la colocación de los pies, tanto del pequeño como de los nuestros puede variar.
  • También nos podemos coger por los tobillos, o poner nuestras pantorrillas sobre sus tobillos, pero siempre sin hacer fuerza sobre sus piernas y procurando estar cómodos.

Las cintas

De 12 a 24 meses

cintes

Objetivos: Psicomotores,afectivos y sensoriales

La actividad: Si queremos ejercitar a nuestro hijo o hija en la manipulación de objetos, y al mismo tiempo tener un rato de juego entretenido, con unas sencillas cintas de papel lo podemos conseguir.

  • Preparamos unas cuántas cintas de papel de varios colores, de unos 40 centímetros de longitud. Si queremos sorprender al niño, podemos intentar conseguir papel rizado, que tiene una textura divertida y más resistente.
  • Cogeremos una cinta cerca de donde esté nuestro hijo.
    Empezamos a mover las cintas y a hacerlas ondear en todas direcciones y a diferentes velocidades.
  • Seguro que el niño querrá unirse al juego en seguida, así que dejaremos más cintas en el suelo.
  • Le enseñamos como cogerla, como la debe mover, ayudándolo al principio, cogiéndole la mano mientras hacemos que se mueva la cinta.
  • Si ponemos música variada y cantamos una canción, podemos mover las cintas al sonido de la música y hacer diferentes figuras al aire.

Bocadillos cintas

Consejos: Si queremos conseguir más altura, podemos atar la cinta a un palo y jugar moviéndolo.

Bibliografia Bufa Bufa_cast

compartir verde

El pollito

De 12 a 24 meses

el pollet

Objetivos: Psciomotrices, sensoriales y afectivos

La actividad: Para hacer esta actividad, lo ideal es estar en un lugar espacioso, con rincones u obstáculos donde escondernos. Un jardín o la montaña pueden ser buenos lugares.

  • Cuando estemos en el lugar, un adulto se queda con el pequeño y el otro se esconde aprovechando un momento en el que el niño esté distraído.
  • El adulto que se haya escondido dice en voz alta “¡Pio, pio!”
  • Y el aue esté con el nió puede ayudarle, llamando su atención y preguntándole si ha oído el pollito.
  • El “pollito” pía de nuevo: “¡Pio, pio!”
  • Podemos animar al niño a ir a buscar juntos al pollito.
  • Cuando encontremos al “pollito” es recomendable mostrar gran alegría por haberlo encontrado.
  • Podemos repetir el juego imitando tantos animales como queramos (perro, gato, pato, vaca…) y escondiéndonos cada vez mejor.

Bocadillos pollito

Consejos:
Podemos escondernos de manera que se nos vea y le sea más fácil encontrarnos.
Este tipo de juego lo podemos realizar en familia, con los hermanos mayores y/o menores.

compartir fucsia

La serpiente rodadora

De 12 a 24 meses 

KJBPhotoObjetivos: Psicomotores

La actividad: Llegados a los dos años, simplemente con la ayuda de una cuerda de unos dos metros de largo, podemos hacer un juego con nuestro pequeño que le servirá para hacer un poco de ejercicio y aprender a saltar.

  • Nos colocamos en medio de una habitación amplia, y cogemos la cuerda por uno de los extremos.
  • Dejamos que el pequeño se sitúe en dónde quiera de la habitación. Movemos la cuerda por el suelo y el pequeño tendrá que evitar tocarla, para lo que deberá moverse y saltar cuando sea necesario.
  • Para que entienda el juego, podemos jugar con algún otro adulto que también huya de la cuerda. Al principio moveremos despacio la cuerda para que pueda esquivarla sin problemas.
  • Gradualmente, a medida que gane experiencia en el juego, aumentaremos la velocidad de movimiento de la cuerda, procurando siempre que no vaya demasiado rápida. ¡Al igual que con todas las actividades, le animaremos con palabras de aliento!

jugar a la serpiente

Consejos:
Más adelante podemos cambiarnos los papeles y dejar que sea él quienes mueva la puerta para que nos persiga y hacernos saltar.

 

compartir fucsia

El muñeco mágico

De 12 a 24 meses

ninot-magic

Objetivos: Cognitivos, afectivos

La actividad: Simplemente con un vaso de plástico opaco, una varilla de madera y una cartulina, podemos crear un juguete muy divertido para nuestro hijo.

  • Perforamos el fondo del vaso justo para que la varilla de madera pueda pasar por el orificio.
  • Recortamos un círculo de cartulina, bastante pequeño porque quepa dentro del vaso, y dibujamos una cara y enganchamos la cartulina en un extremo de la varilla de madera.
  • Colocamos el vaso cara por arriba e introducimos la varilla por el orificio, de forma que la cara de cartulina nos quede escondida dentro del vaso.
  • Nos acercamos al niño y le enseñamos el vaso, sin que vea el que hay dentro.
  • Sin hacer movimientos bruscos, sacamos la cartulina empujando la varilla de madera hacia arriba, al mismo tiempo que, con una voz diferente, saludamos al pequeño.
  • Después, también con una entonación diferente, nos despedimos del niño al mismo tiempo que bajamos la cartulina pintada.
  • También podemos hacer girar la varilla, de forma que la cara se vaya moviendo, mientras tenemos una conversación con nuestro hijo.

Jugar a el muñeco magico

Consejos:
Cuando el niño ya entienda el funcionamiento del juego, podemos dejar que sea él quien lo haga entrar y salir del vaso, y se atreva a intentarlo.

compartir fucsia

 

Los colores

De 12 a 24 meses

bebe con pelota

Objetivos Sensoriales y afectivos.

La actividad: Cualquier ocasión es buena para que el niño aprenda a distinguir e identificar los colores. Podemos jugar en casa, en la calle, en la montaña o en cualquier otro lugar.

  • Damos a nuestro pequeño uno de sus juguetes preferidos.
  • Observamos con él cuál es el color dominante del juguete, y nombramos el color.
  • Seguidamente, y sin dejar el juguete, damos una vuelta con nuestro hijo en brazos o a caballito sobre la espalda, en búsqueda de objetos que tengan el mismo color dominante.
  • Le nombramos los objetos que sean del mismo color que el del juguete y le explicamos algo sobre ellos: para que sirven, si hacen algún ruido especial, si ya los había visto antes, y otras muchas cosas.
  • Cómo siempre, cuando el pequeño se canse, tendremos que cambiar de actividad.

El próximo día que repitamos el juego podemos escoger otro color.

 Jugar a los colores

Consejos:
También podemos jugar a emparejar objetos del mismo color (por ejemplo, prendas de ropa, pinzas para tenderla, etc.)

compartir fucsia

Artistas

De 12 a 24 meses 

pizarra-bebes

Objetivos: Sensoriales y cognitivos

La actividad: Disponer de una pizarra de mano o caballete y de tizas de colores puede aportar al niño ratos de diversión muy valiosos.

Si tenemos espacio en casa, otra idea puede ser pintar, con pintura de pizarra, un trocito de pared de su habitación para que sirva de pizarra durante un periodo de tiempo muy largo.

  • Dejamos la pizarra y las tizas de colores al alcance de nuestro hijo y observamos qué hace.
  • Quizás al principio deberemos ayudarle. Seguro que cuando empecemos a utilizar las tizas, despertaremos su interés y nos imitará. Es posible que use indistintamente la mano derecha o la izquierda. Da igual con cuál lo haga.
  • Es importante recordarle y repetirle que las tizas son sólo para pintar sobre la pizarra. Así mantenemos a salvo las paredes de casa y evitamos que se las meta en la boca.
  • Cuando tenga más práctica en el uso de las tizas, podemos hacer un dibujo cooperativo, en el que podemos participar toda la familia, para hacer una obra de arte conjunta.
  • Hay que respetar lo que el niño dibuje, y no borrarlo hasta que se canse y quiera hacer un dibujo nuevo y diferente.

Más adelante la pizarra nos será útil como herramienta para empezar a hacer garabatos, escribir las primeras palabras, hacer las primeras cuentas, etc.

Juegos creativos

Consejos:
Una alternativa a la pizarra puede ser un trozo grande de papel de embalaje, para que el niño pinte con diferentes materiales (tizas, lápices de colores, ceras, etc.).
También nos pueden servir las pizarras magnéticas.  

compartir fucsia