El huevo flotante

A partir de los 5 años
ou-flotant-huevo-flotanteObjetivos:
Sensoriales

La actividad:
Hoy queremos explicar a nuestros peques El Principio de Arquímedes y empezar a explicarles también qué es la densidad. Arquímedes explicaba que todo cuerpo sumergido en algún tipo de líquido, experimenta un empujón vertical y hacia arriba, que es igual al peso del líquido que ha desplazado el cuerpo.

Necesitamos:
– Dos huevos
– Dos vasos
– Un poco de sal
– Una cucharilla

  • Empezaremos animando al niño a poner agua en los dos vasos, la misma cantidad. En uno mezclaremos un poco de sal y pediremos al niño que la remueva hasta que quede disuelta del todo.
  • Cuando tengamos los dos vasos preparados, animaremos al niño a poner un huevo con cuidado dentro del vaso que no tiene sal. Comentaremos con él el hecho de que el huevo se hunde.
  • Seguidamente, lo animaremos a hacer el mismo con el segundo huevo, y que lo ponga dentro del vaso de agua que tiene sal. «¡Uy! ¿Qué le pasa a este huevo?» Comentaremos con él el hecho que el segundo huevo flote, y no se hunda.
  • A partir de aquí le explicaremos de manera sencilla qué es la densidad y porque el huevo flota. El huevo pesa más que el agua dulce, por este motivo se hunde. La sal hace aumentar la densidad del agua y la hace más “resistente”, de modo que el segundo huevo, a pesar de pesar lo mismo que el primero, flota en el agua salada.

Bocadillo huevo flotante

Consejos: Podemos buscar juntos, información e imágenes sobre el Mar Muerto, que, de tan salado que es, permite que todo el mundo flote sin hacer ningún esfuerzo para no hundirse. También información sobre Arquímedes o cualquier otro físico, químico, inventor… Seguro que pasamos un rato muy entretenido y educativo juntos.

bibliografia-bagul-dels-jocs-cast

compartir verde

Anuncios

¡A remar!

De 12 a 24 meses

Objetivos: psicomotores y cognitivos

La actividad: Una actividad divertidísima para hacer con nuestros pequeños cuando estamos sentados en el suelo.

  • Nos sentamos en el suelo, frente a frente, con las piernas estiradas y un poco entreabiertas.
  • Es mejor que el niño esté situado entre nuestras piernas.
  • Nos cogemos las manos y nos vamos moviendo hacia adelante y hacia atrás.
  • Empezamos echándonos hacia atrás. Con esto lo que hacemos se arrastrar el tronco del niño hacia adelante.
  • Después le invitamos a estirarse hacia atrás, y nos dejamos arrastrar hacia adelante.
  • Alguna vez podemos simular que nos estira hacia adelante con tanta fuerza que nos hace caer, seguro que le encantará.
  • Podemos seguir un ritmo determinado en los movimientos, como por ejemplo, al son de una canción marinera.

Consejos:

  • En el juego, la colocación de los pies, tanto del pequeño como de los nuestros puede variar.
  • También nos podemos coger por los tobillos, o poner nuestras pantorrillas sobre sus tobillos, pero siempre sin hacer fuerza sobre sus piernas y procurando estar cómodos.

El Pescador

De 9 a 12 meses

Objetivos: psicomotores, cognitivos y sociales

La actividad: El momento del baño será mucho es agradable y divertido si aprovechamos la oportunidad para jugar un poco con nuestro bebé. Tan sólo necesitaremos unas cuántas pelotas de plástico, de diferentes medidas y colores, y un cubo pequeño como los que llevamos al parque.

  • Colocamos al bebé sentado a la bañera, con el agua hasta la barriga.
  • Le mostramos las pelotas de colores para que las explore y, a continuación, las dejamos al agua.
  • Damos el cubo al pequeño y le enseñamos como pescar con el, una por una, las pelotas de colores.
  • Le dejamos un pequeño recipiente junto a la bañera, para que el bebé ponga dentro las pelotas que vaya pescando.
  • Cuando las tenga todas dentro del cubo, seguro que querrá empezar el juego otra vez.

  Consejos: Podemos enseñar al bebé que ocurre cuando hundimos las pelotas de plástico y las soltamos de repente, procurando que aprenda a hacerlo, puesto que le gustará mucho verlas saltar una y otra vez al agua.

La Castañada

El otoño es época de castañas y lluvias.

A finales de octubre llega la “Castañada” y aunque muchos ya se inclinan por celebrar el Hallowen, nosotros seguimos fieles a esta fiesta tradicional.

Y es que estamos convencidas de la importancia de mantener las tradiciones en el entorno familiar. El folklore Infantil ofrece a los educadores una fuente inagotable de recursos para trabajar en el aula, así como la riqueza que contiene en cuanto a valores se refiere. Al mismo tiempo, nos permite conservar un legado cultural que se ha ido transmitiendo de generación en generación a lo largo de los siglos.

Como corresponsables, junto con la escuela, de la educación de nuestros hijos estamos en la obligación de favorecer el aprendizaje dentro y fuera del aula. La mejor manera de aprender es jugando y épocas como esta nos facilitan un amplio abanico de juegos a realizar con los más pequeños.

En El Bagul dels Jocs hemos recogido una muestra de diferentes tipos de juego y/o actividad, relacionadas con esta festividad, que podemos realizar con nuestros hijos. Disfrutaremos de nuestro tiempo juntos y reforzaremos la materia vista en la escuela.

Cada día, desde hoy hasta el 31 de octubre, publicaremos una nueva actividad relacionada con esta fiesta. ¡No te lo pierdas!

Canción de la Castañera: Seguro que se la has oído cantar a tus pequeños. ¿Por qué no la bailamos juntos?

Cuento de la Castañera: Este año alguien le ha robado las castañas a la Castañera. ¿Queréis saber quien?

Manualidades con Castañas: (haz click sobre la foto para ver el tutorial)

Dibujos para pintar: (haz click sobre el dibujo para ver más imagenes)

Poesia:

Panellets: (haz click en la imagen para descargar la receta)

Fuente receta: http://www.immunitasvera.org/catalan/inici/item/198-panellets-sense.html

En El Bagul del Jocs nos gustan las ideas de Gianni Rodari

Gianni Rodari, para quien no lo conozca, fue un escritor, maestro y pedagogo que nos dejó huella.

Nació en Omegna, una pequeña ciudad de la Província de Novara, al norte d’Italia. Su padre, panadero, murió cuando Rodari tenia 10 años. Entonces, Gianni y sus dos hermanos, Cesare i Mario, fueron criados per su madre en su ciudad natal, Varesotto. Después de estudiar magisterio durante 3 años en Soveso, recibió el diploma de maestro a la edad de diecisiete  años y empezó a trabajar en un colegio de enseñanza primaria de Varesotto. Se interesó por la música i la literatura. Descubrió las obras de Nietzsche, Schopenhauer, Lenin i Trotski que le ayudaron a desarrollar su sentido más crítico.

El 1939, durante un corto período, fue a la Universidad de Milán.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Rodari quedó exento de prestar servicio militar por razones de salud. Se afilió al partido fascista durante un tiempo con el objetivo de encontrar trabajo. Traumatizado por la pérdida de sus dos mejores amigos, y por el arresto de su hermano Cesare en un campo de concentración, Rodari se afilió al Partido Comunista de Italia, el año 1944, y participó al movimiento de resistencia italiano.

El año 1948, siendo periodista del diario comunista L’Unità, empezó a escribir para niños. El año 1950 el partido le confió un lugar de redactor en el nuevo semanario per a niños Il Pioniere. En 1951 publicó sus primeros libros: Il Libro delle Filastrocche y Il Romanzo di Cipollino.

Visitó la URSS por primera vez el año 1952. Al año siguiente se casó con María Teresa Feretti, con la que tubo una hija llamada Paola. En 1957 Rodari superó el examen de periodista profesional.

De 1966 a 1969, participó activamente en proyectes colaborativos con niños. Y en 1970 se le otorgó la Medalla Hans Christian Andersen de literatura infantil. Aquella distinción le permitió obtener una reputación internacional. Sus obras han estado traducidas a un gran número de lenguas.

En 1979, después de un viaje a la URSS, su salud empezó a declinar y tubo que  abandonar gran parte de su actividad. Murió en el transcurso de una operación quirúrgica el año 1980.

Il pennarello di Rodari no. 2

Sus obras nos han dejado su deseo de cambiar socialmente a través de la palabra, con excelente atención a los más pobres, con humor y mucha creatividad, fantasía e imaginación.

En tiempos de una educación conservadora y tradicional, difundió sus pensamientos para fomentar en los niños y niñas la creatividad y la literatura de fantasía. Proponiendo en sus libros elementos didácticos simples y muy motivadores. Así transmitió la necesidad de fomentar la imaginación.

Cree que la palabra es como una piedra en el estanque. Puede provocar cantidad de sensaciones, puede hacer recordar, imaginar, crear secuencias de palabras, frases…

Cree que los cuentos se buscan nadando bajo el agua donde las palabras son como una película en la superficie de aguas profundas.

Nos ha enseñado  técnicas literarias de creación de historias como:

“El binomio fantástico”, donde al relacionar dos palabras, lo suficientemente alejadas, podemos crear una historia evocando a nuestros sentimientos, experiencias, pensamientos y lógica.

“¿Qué pasa si…?”. La formulación de una hipótesis como improbable proporciona millones de posibilidades activado nuestra fantasía.

“El prefijo arbitrario”. Usa prefijos convencionales y une palabras dando lugar aun infinidad de posibilidades creativas como superchincheta, casiojos…

“El error creativo” propone explicar un cuento mal para crear en los niños y las niñas nuevas historias inventadas.

Rodari propone que se utilice la palabra como juguete .

Recoger trozos de historias de periódico o textos de cuentos y dar pie a terminar las historias de manera imaginativa para crean mil y una versiones.

Los acertijos o las falsas adivinanzas son para él la introducción del niño al mundo de la imaginación. Nos da la fórmula para crearlas: describir el objeto haciendo comparaciones, metáforas o asociaciones.

Las falsas adivinanzas son aquellas que contienen en algún lugar de la propia adivinanza la respuesta, que puede ser lógica o deductiva.

Cree en los cuentos populares como materia prima y como una colección de juegos fantásticos. Los cuentos populares son esenciales (Italo, Andersen, Hermanos Grimm, loro…).

“Los cuentos imposibles” como“LaCaperucita Roja en helicóptero” introduce cuentos alternativos e igualmente imaginativos.

Cuentos al revés” donde los personajes son lo contrario de lo que son tradicionalmente. Los buenos son malos y los malos son buenos. Bromeando con las historias.

“Ensalada de cuentos” donde utiliza los cuentos que ya conocen los niños y los mezcla o introduce los personajes de otras historias.

También crea herramientas creativas como “Cartas para fabricar cuentos”. Fichas donde están escritas diferentes funciones de una fábula o personajes y elementos naturales o mágicos.

Propone “Cuentos colaborativos” donde un niño o niña comienza la historia y hacer un dibujo, el compañero continúa hasta que se haga una historia juntos.

El autor propone muchas más herramientas imaginativas y creativas muy útiles que podéis encontrar en sus libros, que os recomendamos, como:

¡Gracias por creer en los niños!

Una palabra, mil historias

De 3 a 8 años

Objetivos: sensoriales, cognitivos, afectivos y sociales

La actividad: Podemos hacer este juego siempre que tengamos un rato de espera, como por ejemplo, en la sala de espera del médico, en el metro o en el coche, con un mínimo de dos personas.

El juego consiste al inventar un cuento o historia de fantasía, a partir de una sola palabra y algunas reglas.

  • Uno será lo cuenta cuentos y los otros escucharán.
  • El cuenta cuentos empieza preguntando: ¿Cuál es la palabra invitada de hoy?
  • Y el resto decide: La palabra invitada de hoy es….. ( ejemplo plato, gato, bruja…)
  • El cuenta cuentos pregunta: ¿De qué tema tiene que tratar?
  • Y el resto decide: Tiene que tratar de…. ( por ejemplo de hadas encantadas)
  • El cuenta cuentos continúa preguntando: ¿De qué color será?
  • El resto contesta: De color… (turquesa, rojo…)
  • El cuenta cuentos pregunta: ¿Cómo empezará?
  • El resto responde: por ejemplo, “He aquí una vez”, “Cuando los gatos hablaban”…
  • Una vez contestadas todas las preguntas, el cuenta cuentos tiene que explicar un cuento corto usando la palabra invitada, el tema, el color y la frase para empezar.

 

Consejos: Podemos reducir o aumentar el número de preguntas en función de la edad del niño. Es necesario que las historias sean cortas para que todos los participantes puedan hacer de cuenta cuentos.

Los cuentos y la comprensión social

“Marta no quiere jugar porque está triste”, “Ana cree que el Nilo está contento”, “Caperucita estaba contenta porque quería mucho a su abuela” pueden ser frases que ayuden a los niños a entender y se pueden poner en el lugar del otro.

Vivimos en un mundo psicológico en el que constantemente atribuimos a nosotros mismos ya los demás, estados mentales: sentimientos, emociones, creencias, pensamientos. Comprender esto implica “comprensión social”. A los niños les puede acompañar en este camino a través de los cuentos.

La importancia de “comprensión social” recae en el hecho de que está relacionada con habilidades y competencias tan importantes como la calidad de la relación con los amigos, el juego simbólico, la resolución de conflictos, la empatía y la sensibilidad moral.(Dunn, Cutting y Demetriou, 2000)

Los cuentos muestran situaciones vividas por personajes en el que el niño y niña puede tener de modelo para resolver los sentimientos, emociones, creencias y pensamientos.

Es por este motivo por el que El Bagul dels Jocs prepara con mucha emoción y sentimiento Talleres de Cuentos.

Si queréis leer más sobre este tema podéis consultar en educat.cat “La comprensió social a través de “Contes Psicològics””.

De noche

De 0 a 3 meses

Objetivos: sensoriales y psicomotores

La actividad: Podemos colgar sobre la cuna de nuestro bebé un móvil de formas vistosas, o bien construir uno nosotros mismos con papeles o cartulinas de colores recortados con varias formas (estrellas, lunas, pájaros u otras formas de objetos cotidianos).

  • Situamos el móvil de forma que la lucecita de noche del dormitorio del bebé o la luz que pueda entrar por una ventana hagan proyectar las sombras de los colgantes sobre el techo o en una pared que el pequeño pueda ver desde la cuna.
  • De día podemos llamar su atención sobre los colgantes, sus colores y las sombras que proyectan. Podemos soplar un poco para que se muevan y así conseguir atraer su mirada.
  • Le mostramos cada una de las formas o sombras enfatizando y nombrando la forma para que empiece a familiarizarse con los sonidos vocales. Por ejemplo, decir ‘¡Oh! ¿Has visto esta ‘estrella’?’, o después de soplar suavemente sobre ella: ‘¡Da vueltas!’.
  • Por la noche, si el bebé se despierta, se puede entretener viendo las sombras y relajarse hasta volverse a dormir.
  • Los colores llamativos y el movimiento del móvil pueden distraer al bebé durante muchos ratos del día.

Consejos:

  • Si hace buen tiempo y dejamos la ventana de la habitación abierta, el aire moverá las figuras y sus respectivas sombras.
  • También podemos ir cambiando los móviles para incrementar la expectación del niño.
  • Los colgantes que emiten sonidos suaves también pueden contribuir al descanso del bebé, así como a fomentar su atención, puesto que en estos tres primeros meses de vida el oído es uno de los sentidos más desarrollados.

Efecto domino

De 24 a 36 meses

Objetivos: sensoriales, psicomotores y afectivos

La actividad: A los niños de esta edad les encantan, generalmente, las construcciones, tanto hacerlas como deshacerlas. Un buen recurso que podemos utilizar son las fichas de dominó.

  • Podemos jugar tanto en el suelo como encima de la mesa.
  • Le damos las fichas para haga construcciones y juegue con ellas.
  • Si es necesario le hacemos una pequeña demostración de que se puede hacer. Después le damos completa libertad porque juegue cómo quiera.
  • Le enseñamos a poner las fichas levantadas la una al lado de la otra para que vea que, cuando damos un pequeño golpe, cuando cae una caen las otras.
  • Es necesario que nuestro hijo intente hacerlo tantas veces como quiera. Con nuestra ayuda puede intentar hacer hileras con diferentes formas e, incluso, figuras.

Consejos: Podemos jugar con más de un juego de domino para hacer construcciones más grandes, pero es conveniente empezar con pocas fichas e ir aumentando el número de fichas poco a poco.

Conversaciones padres e hijos

Ante la educación de nuestros hijos nos encontramos muchas veces situaciones difíciles de solucionar. Nuestras respuestas pueden provocar discusiones o malos entendidos.

Estos malos entendidos a menudo tienen que ver con la negación que hacemos de sus propios sentimientos. Quizás nos podemos parar a pensar cómo cambiar de discurso y ponernos en su lugar.

“Supongamos que yo fuera un niño y me encontrara cansado, acalorado o aburrido. Y supongamos que quisiera comunicar estos sentimientos al adulto más importante de mi vida.”

Al fin y al cabo podemos ser personas capaces de tener sentimientos diferentes. Nadie acierta o se equivoca. Cada uno tiene sus propios sentimientos.


A veces reaccionamos negando los sentimientos, otros tenemos actitud filosófica, o damos consejos, otros hacemos muchas preguntas o defendemos a la otra persona o nos da lástima, o expresamos un discurso psicoanalítico de aficionado o actitudes vehementes (intento de solidarizarse con los sentimientos de otra persona).

¿Nuestra reacción de qué sirve? ¿Cómo podemos ayudar? Quizás podemos ayudar al niño a hacer frente a sus sentimientos. ¿Cómo?

1. Escuchando con mucha atención.
2. Reconocer los sentimientos con la palabra: “¡Vaya! , ¿Ah sí?, Ya lo veo ”
3. Poner nombre a los sentimientos.
4. Conceder al niño sus deseos en la fantasía. No contradecírle directamente, sino entrar en su juego para buscar una mejor solución al conflicto, por ejemplo, “Desearía ofrecerte….”

Sin embargo, mucho más importante que las palabras que podamos expresar es la actitud que adoptamos.

No tendremos que aplicar este procedimiento en todas las conversaciones, sólo en aquellas que el niño quiere que el adulto sepa qué siente.

Son los sentimientos negativos los que exigen toda nuestra habilidad. Es aquí donde tenemos que superar la tentación de desatender, negar, moralizar, etc.

Bibliografía: “Como tenemos que hablar para que los hijos escuchen y cómo debemos estallar para que los hijos hablen”. Adele Faber and Elaine Mazlish. Editorial Medici